Saltear al contenido principal
949 20 63 60 familias@proyectolabor.es

Afrontamiento del nuevo curso

El final del verano marca el inicio del curso escolar y con ello las rutinas, horarios y obligaciones, dejando atrás el tiempo de descanso, ocio y horarios más laxos. Esto lleva a algunas familias a momentos de estrés al principio, hasta que se vuelve a instaurar la rutina en nuestras vidas.

Además, se cumple año y medio de una época repleta de cambios e incertidumbres, lo que hace que la vuelta al cole sea atípica. Los niños se han tenido que ir adaptando a todos los cambios y formas de estudio que se han ido marcando, y en este nuevo comienzo se encontrarán en la mayoría de colegios con una nueva dinámica a la que adaptarse.

Anticipar la nueva situación: Es importante explicar a los niños la nueva situación que van a vivir en el colegio, con un lenguaje adaptado a su edad y capacidad, y hablarlo tantas veces como sea necesario para que se solventen todas las dudas. Además, así se puede preparar con antelación como se desarrollará la entrada y salida del colegio.

Se debería informar de cambios que van a encontrar en su centro escolar. Con la reducción de aforos puede ser que ya no tengan los mismos compañeros o que su espacio habitual haya cambiado, por ello es mejor que ya conozcan esta situación y hablen con los padres de los sentimientos que experimentan respecto a ello.

Mascarillas e higiene: Seguro que después del curso pasado ya conocen las normas higiénicas de uso de mascarilla y rutinas de protección, pero es importante repasarlo con ellos, y que tengan a su disposición mascarillas y gel de higienización.

Rutinas: Se deben ir incorporando rutinas de ejercicio físico o actividades al aire libre siempre que sea posible. Así como comenzar a establecer horarios de sueño poco a poco, para que la noche antes de acudir al colegio no haya problema en irse a dormir a una hora adecuada. Toda la familia debe ayudar a los niños en sus nuevas rutinas, de horario, estudio y acostarse. Si todos los miembros de la familia acompañan en este periodo será más llevadero.

Utiliza un lugar bien acondicionado, cómodo, donde no haya demasiadas distracciones que vaya a ser utilizado para estudiar, y aprovecha para preparar ahí el material escolar que necesite. Es importante respetar gustos y preferencias, así la ilusión será mayor.

Entrada y salida del cole: El camino al colegio será un momento donde hablaremos de diferentes temas, con alegría y tranquilidad, evitando las prisas y presiones.

Hay que cuidar el momento de la despedida, especialmente los primeros días. Intentaremos que sea breve y cariñoso, no prolongando la situación y actuando con serenidad. Hay que trasmitirle al niño que se queda en un entorno seguro y así tiene que sentirlo.

Cuando salga del colegio mantente sereno y cariñoso, pregúntale que tal el día, y si llega el momento, hablar de las dificultades. Esto servirá para generar espacios de confianza donde compartes con tu hijo/a sus anécdotas, además de mostrarte como un apoyo si lo necesita.

El ocio después del verano: Después de meses de ocio es beneficioso llegar a un acuerdo para el tiempo libre, consensuando el uso de la televisión, consola, internet… Se puede utilizar como refuerzo a la adecuada adaptación y tareas escolares.

 

Es importante que además de todo esto se meta en la mochila de todos los miembros de la familia una buena dosis de paciencia, comprensión y cariño.

Volver arriba